EL MÉTODO

 

Después de un lavado con el champú especifico del tratamiento, se aplica la keratina liquida, mechón por mechón, de la raíz hasta la punta y se deja actuar durante 20 minutos para que penetre en el interior del cabello. Concluida esta fase y una vez secado el cabello, comienza el proceso fundamental del tratamiento que consiste en endurecer la keratina para que se incorpore a la estructura capilar. Se utilizan para ello unas planchas especiales de titanio, que pasadas por todo el cabello en finos mechones y de manera meticulosa, consiguen que este quede más fuerte, más sano y más fácil de peinar.

 

El tratamiento de keratina tiene un efecto inmediato y su duración está entre los 3 y los 5 meses, dependiendo del tipo de pelo y de los cuidados de mantenimiento que se realicen. Pasado este tiempo la keratina se irá disolviendo poco a poco con los lavados cotidianos hasta que el cabello vuelva a su estado original anterior al tratamiento.

 

Aseguramos el mejor resultado posible gracias a la amplia gama de productos disponibles para tratar los diferentes casos que se nos presentan.

 

Una vez hecho, es conveniente esperar tres días antes del primer lavado, asegurando así la perfecta incorporación del tratamiento de keratina al cabello.