Empecemos por el principio.

 

Un lavado de cabeza es el primero placer de la peluquería.

 

-  Un buen diagnóstico.

-  Un champú especial, adecuado a cada caso particular.

-  Un masaje relajante con el agua deslizándose a la

    temperatura ideal.

-  Una mascarilla capilar o un tratamiento de hidratación.

-  Un momento especial.

 

Así queremos que empiece este recorrido por nuestra peluquería.

Otros servicios